entrevista onda color 2017 web 

 

Clases Particulares

jornada tdah malaga colegio los olivos 2018 enero padres 500 660

 

 

 

 

 

programa grupal acoso escolar tdah malaga 2018 web

El control de las emociones en personas con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad ( TDA-H ) suelen derivar en graves consecuencias para los mismos y sus entornos más inmediatos. La dificultad para controlar las mismas, a diferencia de otras personas sin estos síntomas neurobiológicos, les conlleva a una inestabilidad emocional muy difícil de manejar por ellos mismos, si no reciben una adecuada ayuda profesional para ello.

El estado emotivo de estas personas está condicionado, por la hipersensibilidad con la que perciben y entienden las situaciones. Cuando en determinados momentos cualquier adulto, adolescente o niño está alegre, ellos están que se desbordan de alegría. Cuando en situaciones comunes cualquier persona está triste, a ellos les invaden un profundo malestar interno que los pueden inducir a una profunda depresión.

emocionLa rapidez con la que cambian su estado de ánimo, incluso sin motivos aparentes, tienden a ser fruto de una excesiva baja tolerancia a la frustración, dificultad en el control de las emociones e ira o patrones de pensamientos contrarios a los adecuados, entre otros. Es decir, son ambos lados de los extremos sin lograr definir un punto reflexivo y comportamental intermedio. Esto, conlleva a un grave deterioro de su autoestima y de su forma de ser.

Las rabietas, cólera u otros estados anímicos agresivos que y de forma excesivamente frecuentes e intensos a diferencia de otras personas, pueden empeorar si no existe un diagnóstico precoz y una rápida y adecuada intervención profesional y multidisciplinar. Estas situaciones, pueden complicar aún más su desarrollo emocional, comportamental y perceptivo entre otros condicionantes en las funciones ejecutivas de las personas.

Los índices de comorbilidad que presenta el TDA-H, es decir, otros trastornos que se derivan de una complicación significativa del trastorno en sí, complican y agravan aún más el mismo si no se aborda eficazmente. Prueba de ello, los clínicamente reconocidos porcentajes siguientes ;

Trastorno Negativista Desafiante

Hasta el 40% de los niños con trastorno oposicional desafiante desarrollan la forma más severa de trastornos de comportamiento: el trastorno de la conducta.

Trastorno de Conducta

Entre un 1,5% y un 3,4% de los jóvenes pueden sufrir este problema, siendo entre 3 y 5 veces más frecuente en chicos que en chicas.

Trastorno del Humor

Entre un 20 y un 30% de los niños con TDAH padecen un trastorno afectivo.

( fuente: Feaadah )

Entre otros trastornos …..

El Trastorno Negativista Desafiante, es la comorbilidad con mayor porcentaje de multiplicar el riesgo de agravamiento. La definición de éste trastorno ( TND ) es la siguiente :

“ … niños y adolescentes discutidores, desafiantes y provocadores que se enojan y pierden el control con facilidad. A diferencia del Trastorno Disocial, no hay violaciones de las leyes ni de los derechos básicos de los demás.”

( Guía Clínica para el Trastorno Negativista desafiante, Josué Vásquez , Miriam Feria, Lino Palacios, Francisco de la Peña )

Este Trastorno, puede con mucha facilidad originarse de no diagnosticarse precozmente el trastorno, además de sumar un ineficaz o inexistente abordaje terapéutico.

Pero no solo se debe tener en cuenta los aspectos comportamentales, porque son evidencialmente notables, sino aquellos otros síntomas perseverantes en cuanto a todo lo que conlleva el Déficit de Atención sin hiperactividad o impulsividad, que no hacen “ruido” pero que condicionan y afectan gravemente a las personas que lo padecen.

Las reacciones y emociones motivadas por un déficit atencional, son distintas de las que son acompañadas por hiperactividad y/o impulsividad, pero que igualmente condicionan gravemente a quienes la padecen. Por así decir ….. “nos hacen sentir diferentes y excluidos de los demás”. El estado anímico y emotivo no reacciona de la misma forma, pero sin embargo afecta y repercute significativamente en estas personas, condicionando gravemente su vida personal además de su entorno más inmediato.

Pero estas emociones descontroladas no son siempre negativas o destructivas, de hecho, las personas que padecen de éste trastorno, tienen grandes virtudes y capacidades gracias a esos excesivos cambios de ánimo y emociones. Prueba de ello, las numerosas personalidades sociales y famosas, que han logrado un éxito aprovechando sus dificultades para convertirlas en extraordinarias virtudes. Y no solo de famosos, sino de aquellas otras personas que desde el anonimato, logran que su día a día sea satisfactoriamente positivo.

Las recomendaciones no son otras que, cuando algún progenitor, profesional u otros detecten algún síntoma o comportamiento inadecuado, se lleve a cabo una exhaustiva valoración del ; ¿qué ocurre? ….. ¿por qué ocurre? Y lo más imprescindible; ¿Qué hacer y cómo hacerlo para mejorarlo o disminuirlo?

Evidentemente y aunque nos informemos a título personal o leamos grandes cantidades de información o pautas sobre ello, la evaluación e intervención de profesionales especializados en éste trastorno, nos conducirá a una mejora significativa sin parangón.

Ser una persona activa, inquieta, impulsiva, distraída o desorganizada …… no significa que se cumplan los requisitos e ítems necesarios para ser diagnosticados o “considerados” como personas con Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad ( TDA-H ). Los estigmas y las etiquetas, no conducen a nada positivo y si además le sumamos los falsos mitos y creencias que no pueden ser demostradas científicamente, la confusión y engaños solo perjudican en vez de beneficiar.

“Tener emociones, reacciones o pensamientos distintos a los demás, no nos hace diferentes a los demás, solo aportamos una perspectiva añadida en la diversidad de las personas “

diversidad

 

Autor :

F.J. Guzmán

Asociación Tda-h Málaga