entrevista onda color 2017 web 

 

Clases Particulares

jornada tdah malaga colegio los olivos 2018 enero padres 500 660

 

 

 

 

 

programa grupal acoso escolar tdah malaga 2018 web

El trastorno por déficit de atención con Hiperactividad (TDAH) representa un importante problema social por su alta incidencia en la población infantil y juvenil, así como por las consecuencias psicológicas que genera.

Además de las dificultades que sufre el propio afectado, el TDAH repercute en la familia. Los padres (y, en particular, las madres) viven la difícil tarea de educar a sus hijos hiperactivos sin obtener la satisfacción de verles crecer sin dificultades excesivas. Los padres suelen sentirse desmoralizados al no conseguir de sus hijos el aprendizaje de pautas de convivencia adecuas ni un rendimiento escolar satisfactorio.

tdah inatencionA su vez, los profesores de los niños hiperactivos experimentan un estrés adicional porque no encuentran el método de enseñanza eficaz para las conductas académicas y sociales en el aula.

De este modo, el sentimiento de fracaso de los padres y de los profesores en la consecución de sus objetivos con los niños hiperactivos genera en estos un déficit de autoestima y un agravamiento de sus conductas.

Según el DSM-IV-TR, el TDAH aparece en los primeros años de la infancia y se caracteriza por la presencia de tres síntomas fundamentales: el déficit de atención, la impulsividad y la hiperactividad. El trastorno puede cambiar en el transcurso evolutivo (Hart, Lahey, Loeber, Applegate y Frick, 1995). En los primeros años la hiperactividad y la inatención son los síntomas prioritarios. Pero a medida que se llega a la adolescencia, la hiperactividad decrece, la inatención se mantiene y aumentan las conductas de impulsividad.

Todo ello está ligado a un retraso en el desarrollo de la inhibición de la conducta, lo que lleva a un déficit de autocontrol y de regulación de las emociones, así como las dificultades en la interiorización de las instrucciones externas y en la planificación y organización de la conducta que, a su vez, agravan el cuadro clínico. Es decir, la alteración de estas funciones cognitivas básicas propicia la aparición de las conductas impulsivas y desorganizadas, así como unas conductas rígidas y poco adaptativas y unas expectativas altas de fracaso en las tareas requeridas (Barkley, 1995).

Por tanto, el TDAH, más allá de un conjunto de síntomas, supone un problema global en la vida del niño, repercute en el rendimiento académico y afecto a sus juegos y a sus relaciones familiares.

 

Autor

Dª. Ángela Reyes Pérez, Licenciada en Psicóloga Sanitaria – Tda-h Málaga

 

Bibliografía 

Manual de Terapia de Conducta en la Infancia. Comeche y Vallejo.